n joven de 27 años caminaba hacia su trabajo y de pronto algo le llamó la atención: oyó ruidos extraños que provenían de un terreno utilizado como basural en Cañuelas. Se acercó y descubrió que dentro de una mochila había un recién nacido que lloraba.

Sin perder tiempo, se acercó hasta una dependencia policial para avisar que en el basural, situado en Libertad y Florida, había un bebe abandonado. Entonces, personal de la Comisaría de la Mujer y la Familia de Cañuelas asistieron y contuvieron al recién nacido.

Según informaron fuentes policiales, la oficial subinspector Noelia Baiakaia y la subteniente Marcela Bustamante, quienes cumplían tareas en la Comisaría de la Mujer y de la Familia de Cañuelas, se dirigieron a un ropero especialmente armado para esta y otro tipo de emergencias dentro de la dependencia con el fin de asistir al bebe.

El hecho es investigado por la Unidad Funcional N° 1 del Departamento Judicial de La Plata.