Tarde o temprano, el VAR (Video de Asistencia al Referí), la estrella tecnológica del Mundial, estará entre nosotros. Y cambiará el paradigma del fútbol argentino. No se acabarán las polémicas, está claro. Se atenuarán, lógicamente, y se reducirá el margen de error. La decisión política está. Resta instrumentar un modelo financiero para el desarrollo del producto, cuyo valor oscila en tres millones de dólares. Recién estaría disponible para la Copa de la Superliga, que comenzará a disputarse en abril de 2019. O más tardar, en el torneo que marcará el comienzo de la temporada 2019/2020.

Los dirigentes no estaban convencidos después del escándalo de Lanús-River en las semifinales de la Copa Libertadores del año pasado. Aquella noche, en Arias y Guidi, el juez Wilmar Roldán no se respaldó en los asistentes del VAR, quienes tampoco le advirtieron un golpe de Román Martínez sobre Ariel Rojas previo al primer gol granate y una mano de Iván Marcone, claro penal, que el colombiano no cobró.

Las sensaciones, las reflexiones y los datos de un Mundial que sorprendió

Mirá también

Las sensaciones, las reflexiones y los datos de un Mundial que sorprendió

Pero esta es historia antigua, por supuesto. El Mundial dejó claro que el VAR goza de buena salud y, bien empleado, termina con la injusticia deportiva. En ese sentido, las autoridades de la Superliga están dispuestas a seguir la tendencia de las grandes competiciones europeas. Ya funcionaba en la Bundesliga de Alemania, la Serie A de Italia y la Premier League de Inglaterra. A partir de esta temporada, se utilizará en las Ligas de España y Francia. También opera en la Major League Soccer (MLS) de Estados Unidos y la A-League, de Australia.

«No darle cabida al VAR es reconocer que Argentina tiene una Liga pobre», le confió a Clarín una fuente del referato. Y como la nueva estructura quiere dar un salto de calidad, ya se está trabajando en la implementación y los costos.

Un hito en la final: Néstor Pitana sancionó penal para Francia con ayuda del VAR

Mirá también

Un hito en la final: Néstor Pitana sancionó penal para Francia con ayuda del VAR

«Para ser una Liga competitiva necesitamos el VAR. Porque además de ser una ayuda, va a prestigiar a los árbitros», le dijo Horacio Elizondo, Director Nacional de Arbitraje, a Clarín. Hace seis meses, en el predio que la AFA posee en Ezeiza, se realizó una prueba en dos entrenamientos. Pero se hizo imposible la ejecución en el torneo. Hay una cuestión de protocolo, más allá de lo económico. FIFA hará una supervisión del sistema.

La esponsorización será clave. Brasil, por citar un caso, desistió de la utilización del VAR en su campeonato por una cuestión de costos.

Mariano Elizondo, CEO de la Superliga, tiene previsto viajar entre el 19 y 23 de septiembre a Madrid para observar el funcionamiento del sistema en vivo y en directo. Estará en la sala de TV junto con el resto de los árbitros. Como el formato argentino está importado del español y existe un lazo comercial, no es antojadiza la presencia del directivo en la madre Patria.

La FIFA, conforme con el VAR: redujo errores y hubo récord de penales

Mirá también

La FIFA, conforme con el VAR: redujo errores y hubo récord de penales

Este es el primer paso hacia la revolución tecnológica que se plantean en Argentina con el FAN ID como segundo paso. El registro de los hinchas, tal cual ocurrió en Rusia con gran éxito. De este modo, se podría organizar la vuelta de los visitantes. Pero esa es otra historia y no tiene que ver con el universo de los árbitros.

¿Cómo harán los hombres del silbato para encarar este campeonato sin la ayuda del VAR, esta herramienta top? Horacio Elizondo tendrá charlas en Ezeiza con todos ellos. Y cambiará el sistema de designaciones. En principio, quiere armar una Comisión para elegir los árbitros en cada partido. Estaría compuesta por un integrante de la AFA y otro de la Superliga. De este modo, no pesará toda la carga en sus hombros.

Después, la evaluación técnica dependerá del juez mundialista en Alemania 2006. Su idea es que los árbitros puedan dirigir al mismo equipo cada cuatro fechas y no cada dos, como sucedía hasta el torneo pasado. Y si la última vez que estuvo a cargo del partido aquel equipo fue local, que vuelva a dirigirlo pero en condición de visitante. Por ejemplo, si Néstor Pitana dirigió a Boca en la segunda fecha en la Bombonera, recién podría hacerlo en la séptima, siempre y cuando el conjunto xeneize juegue fuera de casa.

A partir de la quinta fecha, Elizondo tendrá un panorama del rendimiento de los referís. Y ahí mismo, basado en esas conclusiones, podrá distribuir los partidos más calientes entre los mejores calificados.

Así y todo, las polémicas seguirán en la escena. Hasta que el VAR no desembarque en la Argentina, los fallos seguirán siendo carne del debate de cada fin de semana.